Comiendo por España. Granja M. Viader.

Salimos una soleada mañana al ajetreo de las Ramblas y dimos vuelta a la derecha en la primera esquina disponible.

Caminamos por un pasillo y el ruido se fue desvaneciendo, el tiempo se ralentizó y empezaron a aparecer tienditas recién abiertas y una plaza rodeada de árboles.

Pude gozar de esa calma que tienen las mañanas justo antes de que empiece el día.

Continuamos caminando un par de cuadras sobre las bellas calles antiguas.

Llegamos a nuestro destino: “Granja M. Viader” fundada en 1870.

¡Ah! ¿Cómo describir este mágico y acogedor lugar? Entramos a una pequeña cafetería que tenía mesas de mármol y piso de mosaicos amarillos con azul, todo bañado con una luz cálida.

Hay un grande mostrador lleno de quesos, leches, embutidos, chocolate, mermeladas y de básicamente todo lo que es bueno en esta vida.

Por todas las paredes hay fotografías de la historia del lugar y pósters del famosísimo Cacaolat que nació ahí.

El Cacaolat es nada más y nada menos que un batido de leche con cacao y azúcar. Fue creado en 1931 por Joan Viader Roger convirtiéndose en la primera bebida industrializada del mundo.

Pedimos, para empezar, “Mel y Mató” que es un plato de requesón con miel de abeja.

En este lugar la sencillez reina lo que permite disfrutar de una comida absolutamente deliciosa y sin pretensiones.

Luego, pedí un sándwich “Bikini” de sobrasada (embutido de puerco con pimentón) con foie gras y queso, el cual llegó acompañado de un vaso espectacular de Cacaolat con una ración de crema batida densa y blanca como una nube embarrada encima.

Al sandwich mixto lo llaman “Bikini” porque los sandwiches estilo “croque monsieur” se popularizaron en un salón barcelonés llamado “Bikini” en los cincuentas.

El pan estaba perfectamente crujiente por fuera y suave por dentro.
El sabor salado e intenso de la sobrasada se suaviza con el queso y la textura cremosa del foie gras.

Y el Cacaolat, ¡wow! Frío, dulce, espeso, complementándose a la perfección con la frescura y ligereza de la crema batida. Es un Choco Milk en esteroides.

A eso le siguió un flancito con nata de postre.

Podría desayunar todas las semanas ahí y ver pasar la vida en ese lugar que sabe a historia y que se siente como en casa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s