Comiendo por Japón. Día 9: yakiniku, okonomiyaki y Miyayima

De Koyasan viajamos a Hiroshima.

El Museo Memorial de la Bomba Atómica en donde narran los antecedentes y las consecuencias a corto y largo plazo que tuvo la bomba atómica, el memorial y el domo que aún existe, nos dejaron realmente conmocionados.

Caminamos ensimismados por un rato, en shock por la capacidad de destrucción de los hombres, pero también, por su capacidad de resiliencia.

Medio zombies, después de un par de horas, nos dimos cuenta que nos moríamos de hambre.

Yakiniku

Durante todo el viaje se nos habían antojado los restaurantes con yakiniku o carne a la parrilla y vimos un mall enorme que se llama Sogo en donde se anunciaba un restaurante de yakiniku en el piso 8.

Entramos al restaurante que tenía ventanales que daban a la avenida y pedimos una orden que tenía una gran variedad de cortes.

Tambié, pedimos unos nigiris de carne wagyu y un arroz bibimbap estilo coreano (arroz con vegetales, huevo, lechuga fermentada o kimchi, carne molida y pasta de chile rojo).

El arroz era una explosión de sabores y consistencias que nos encantó.

Después, llegaron los nigiris de carne que se nos derritieron en la boca.

Luego, nos prendieron una parrilla que estaba en el centro de la mesa y nos trajeron los cortes de carne con un marmoleado como pocas veces he visto, para que los cocináramos. Una vez cocinados los podías remojar en soya dulce.

Hay algo sobre cocinarte tu propia comida que me encanta. Puedes ver como se va transformando en algo completamente distinto a como comenzó y estas 100% presente en el proceso.

La carne no era Kobe, pero sí era Wagyu (ganado japonés) y se notaba por la intensidad del sabor y la suavidad de cada bocado.

Okonomiyaki

Hiroshima es famoso por su platillo llamado okonomiyaki. Okonomiyaki viene de las palabras “okonomi” que significa “lo que quieras” y “yaki” que significa “a la parilla”.

El okonomiyaki es parecido a una pizza. Tiene una base de masa de crepa a la que luego van agregando ingredientes.

Este platillo tiene dos estilos: el Kansai de Osaka que consiste en mezclar todos los ingredientes en la masa y luego asarlos y el Hiroshima que consiste en cocer la masa y luego en ir colocando los ingredientes uno sobre otro.

Salimos en la noche en busca de un tradicional okonomiyaki a Okonomimura, la meca de los locales donde cocinan este platillo.

Llegamos a un edificio viejo y subimos unas escaleras y entramos al equivalente de un puesto de tacos en México.

Había una señora malhumorada sentada en un banquito con un delantal de Mickey Mouse viendo un partido de baseball en una telecita. En frente de ella había una plancha enorme.

Le pedimos 2 okonomiyakis y empezó a cocinarlos enseguida.

Primero, coció la masa en un círculo, luego le añadió bastante lechuga rallada, germen de soya, cebollín, fideos udon y tocino.

Luego, frió unos huevos y los puso encima de los okonomiyakis.

Para terminar, les puso salsa agridulce y polvo de algas encima.

La doña nos dio una palita y gesticuló enérgicamente que teníamos que partir el okonomiyaki en la plancha y servirnos en nuestros platos.

Lo probé y me supo a gloria. Más que pizza es como una costra pero en una versión un poco más saludable. En cada bocado sientes lo crujiente de la crepa, la lechuga, el germen de soya y el cebollín y el sabor intenso del tocino, de los fideos y de la salsa.

Es un platillo cero pretensioso, barato y con ingredientes extremadamente frescos. Sencillamente delicioso.

Miyajima

Después de Hiroshima, nos fuimos en un ferry a Miyajima que es una isla que queda a mas o menos una hora de ahí.

Miyajima significa “Isla del Santuario” y se le llama así ya que hay un santuario construido sobre el mar llamado Itsukushima.

Esta isla es un lugar imperdible. Llegamos al atardecer y nos recibió un portal naranja enorme flotando sobre el mar con un santuario del mismo color en el fondo rodeado de vastas montañas verdes.

Dejamos las maletas en nuestro hotel que era un ryokan (alojamiento tradicional) que daba al mar.

Salimos a caminar y justo a la salida de nuestro hotel había un puesto donde vendían ostiones a la parrilla. El señor del local nos notó tan emocionados (Mauricio le tomaba fotos sin parar y yo no dejaba de sonreír) que nos regaló dos ostiones extras.

El sabor del carbón se impregna en los ostiones frescos cuyo sabor se balancea perfectamente con el chorrito de vinagre que les echas antes de comerlos.

No habíamos caminado ni 10 metros y vimos una tiendita en donde vendían “Oyster Curry Bread” que son unos bollos de pan con curry y ostiones.

Oyster Curry Bread

Di la primer mordida en el pan recién hecho y se desbordó el curry caliente. Jamás en la vida hubiera pensado en mezclar curry con ostiones, pero la dulzura del curry contrasta con lo salado de los ostiones y del pan y sabe realmente rico.

Seguimos paseando por el pueblito lleno de tiendas y restaurantes y pasaban venados junto a nosotros como Juanes por su casa. ¡Irreal! Uno de ellos me robó una bolsa y tuve que perseguirlo hasta una señora me ayudó a distraerlo.

Nos topamos con una tienda que olía impresionante. Como escena de caricatura, entré casi flotando atraída por el olor a pan dulce.

Vendían “momiji manjyu” que son unos panecitos en forma de maple o arce japonés que tienen típicamente pasta de frijol dulce adentro u otras variaciones de sabores como: queso crema, chocolate, limón, té verde, caramelo, etc. De hecho, “momiji” significa “maple”.

La historia de estos panes es que la dueña de un ryokan que se ubicaba en en el Valle de las Hojas de Maple en Miyajima le pidió a su proveedor de dulces para el té, que creara un dulce que fuera acorde a la región y que el proveedor creó los momiji manjyu.

Pedimos uno de frijol dulce y uno de queso para probar. Nos dieron dos bolsitas con panecitos en forma de maple recién salidos de la vaporera, aún calientes. ¡Qué delicia! El pan está esponjoso y húmedo y el relleno es dulce e intenso.

Probé de todos los sabores que pude a lo largo del día pero mi favorito fue el queso crema.

Miyajima es el lugar perfecto para los amantes de la comida local y callejera.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s