Comiendo por Japón. Día 5: Mercado de Nishiki e Itoh Dining (carne Kobe).

Después de conocer Kanazawa viajamos a Kyoto. Esta ciudad me enamoró con su espiritualidad y tradición latente. Nos quedamos en el distrito de Gion, que es uno de los 5 distritos de geishas que aún existen en Japón.

Fuimos muy temprano al Santuario Fushimi-Inari Taisha, que tiene un camino con miles y miles de arcos torii (arcos naranjas con negro) que están en medio de árboles multicolores y de arroyos.

Luego, decidimos ir a desayunar al Mercado de Nishiki.

El mercado de Nishiki, o la “Cocina de Kyoto” se encuentra en una calle que corre a lo largo de unas 5 cuadras llenas de locales de comida y tiendas.

Los mercados de Japón son una experiencia un tanto surrealista para un mexicano. Tienes ostiones, pescado, pulpos, cangrejos, anguilas, especias y dulces de un lado y del otro y es como si fueras por un pasillo de Liverpool con musiquita de jazz de fondo (literal) y con todo impecable y ordenado como si fueran aparadores.

El nivel de conciencia que tienen los japoneses se refleja en cosas tan sencillas como una visita al mercado. Ellos saben que si mientras caminas llevas comida en la mano puedes manchar a alguien o que el olor puede ser molesto y que no pueden tirar la basura en donde sea sino en el mismo puesto de comida en donde la compraron y por lo tanto, sin que nadie se los pida, viven al margen de esas reglas.

En Japón, el bienestar colectivo y la consideración con los demás manda y es algo digno de admiración y que deberíamos de imitar.

Empezamos la aventura con un palito de madera que tenía un pulpito marinado y confitado en salsa dulce con un huevo de codorniz adentro. El pulpo en especial puede hacer o arruinar un platillo dependiendo si está bien o mal cocinado. Este pulpo tenia la consistencia perfecta y el huevo de codorniz fue una grata sorpresa.

Tako tamago

De ahí, seguimos caminando y compramos unas brocheta de camarones gigantes. Cuando digo gigantes es porque en verdad eran del largo de mi mano. Además, el camarón tiene una textura untuosa y dulzona que contrasta con la mayonesa y la sal que te dan como condimentos.

Ebi

En frente de ese puesto había un puesto de brochetas de unagi que es anguila de agua dulce. La diferencia con las anguilas de agua salada o anago es que el unagi tiene el doble de grasa y por tanto tiene una textura más suave y rica. También tiene más vitaminas y nutrientes por lo que es más cara.

Finalmente, entramos a una tienda de frutas secas que estaban espectaculares. Había fresas, mangos, piñas, etc. En verdad son las frutas secas más frescas y llenas de sabor que he comido.

La belleza de la visita al mercado fue ir descubriendo y probando todo lo que se nos iba cruzando sin un plan definido.

Itoh Dining

Después de un día de mucho caminar y conocer fuimos al hotel a descansar un rato y nos arreglamos para ir al restaurante “Itoh Dining”.

Caminamos por las calles del distrito Gion que están llenas de vida, pasando por casitas de madera y templos o santuarios en prácticamente cada cuadra.

Llegamos a un canal hermoso por el que corría un río que tenía de un lado, árboles iluminados y del otro, restaurantes y tiendas que antes eran casas tradicionales japonesas con ventanas iluminadas.



Itoh Dining

El río tenía una corriente tan sutil y relajante que Mau y yo concluimos que hasta los ríos en Japón son como los japoneses: con alto nivel de consciencia y consideración por los demás.

Cruzamos un puente y entramos a una calle muy linda empedrada hasta que llegamos a una casa con entrada minimalista donde estaba el restaurante.

Al entrar había una barra de teppanyaki y al fondo se veía el canal iluminado.

Este restaurante es muy “nice”, y te lo hacen saber desde que llegas con la música y la formalidad de los meseros que te atienden. A mi gusto, el ambiente es un poco rígido.

Nos sentamos en frente del chef en la barra y pedimos una ensalada, una tártara de salmón y la estrella de la noche: carne Kobe.

La carne Kobe es una especie de la carne Wagyu (ganado criado en Japón) de la prefectura de Hyōgo, Kobe. Es decir, toda la carne Kobe es Wagyu, pero no toda la carne Wagyu es Kobe.

Se dice que a las vacas Kobe les dan cerveza, que las masajean diariamente y que les ponen música clásica; además, que el estándar de calidad es tan alto que sólo unas 3 mil cabezas de ganado son certificadas como Kobe cada año.

Esas son algunas de las razones por la que la carne Kobe es tan cara.

Me moría por comprobar si lo que se dice de la carne Kobe era cierto. Nos aspiramos la ensalada y la tártara que, honestamente, no fueron muy memorables y, por fin, el chef colocó sobre la parrilla unos filetes con un marmoleado infinito.

La concentración y solemnidad con la que el chef manejaba los filetes era admirable.

El olor que empezó a emanar de esos filetes era algo de otro mundo. El chef empezó a rebanarlos en cubos y el cuchillo pasaba como si estuviera cortando mantequilla.

Por fin tuve frente a mí esta belleza de filete con un par de hongos, lajas de ajo, sal, pimienta y una salsa como acompañamiento.

Cuando lo probé tuve un momento “Ratatouille” en dónde sentí que salían fuegos artificiales de mi boca.

Sin lugar a dudas no solo es la mejor carne, sino que es también, lo mejor que he probado en mi vida.

Este filete tenía el sabor de umami (sabroso) en cada bocado y verdaderamente se derretía en mi boca.

No podía creer la carne tan deliciosa, cremosa y decadente que me estaba comiendo. En verdad fue una experiencia realmente fascinante e inolvidable, casi religiosa.

3 Comments

  1. mi vida ha estado llena de momentos “ratatouille.”
    por ejemplo, cuando comía las enchiladas y el puré de papa que me hacía mi mamá en mis cumpleaños.

    Like

Leave a Reply to Mau Oliver Cancel reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s